Mi “imperfecta” y caótica vida “de madre”

Eráse una vez y dos son tres…..Así comenzaban los cuentos infantiles cuando era niña. En muchos de ellos, las princesas se casaban con los príncipes y colorín colorado, este cuento se ha acabado y vivían felices para siempre rodeados de una hermosa familia de niños que parecían querubines. ¿Dónde me perdí? Tuve que casarme dos veces para encontrar al príncipe azul (y besar muchos sapos en el proceso, pero eso es tema de otro blog), y mi existencia de guaynabocity housewife es más desesperada y real que en cualquier cuento o película de Hollywood! ¿Y mis niños? Distan de ser querubines (aunque el varón tiene sus momentos)….son tan imperfectos como su madre, quien, dicho sea de paso, es una chica joven atrapada en el cuerpo de una mujer de 38. Culturalmente, nuestra sociedad ha puesto el peso de la crianza en las mujeres. Esa expectativa permanece hoy día, aunque los roles sociales hayan cambiado y la mujer ahora forme parte de la fuerza laboral. En mi caso, criar ha representado desafíos que van más allá de toda lógica y razonamiento. La universidad no me preparó para esto. Tampoco me imaginaba que luego de una agotadora rutina de trabajo tendría que llegar a mi casa a lidiar con dos pequeños que se aman y se odian indistintivamente o una adolescente rebelde, a la misma vez que trato de servir comida, lavar ropa y supervisar asignaciones. La imagen de una madre que rie con sus hijos mientras ellos desordenan la cocina, como esas sacadas de revistas, películas o de un “stock image” no son todo el tiempo ciertas en mi vida. Muchas veces he pecado de sacarme un grito de “acaba y recoge” que lo puede escuchar toda la urbanización. Tengo días en que no quiero llegar a casa. Preferiría irme de shopping, a correr al parque o simplemente montarme en un avión a visitar a mi amiga Johanna y enviarles un mensaje de texto que pudiese leer algo así: “No me llamen, ni se preocupen por mí”. Pero en otros momentos (los más), ansío llegar a casa y decirles que los amo tanto que mi corazón quiere estallar de tanto amor. Momentos como cuando mi hijo Lino me agarra mi cara entre sus manitas y me dice “mamá te amo, eres preciosa” (está tan ciego el pobre….) y me hace sentir la mujer más felíz sobre la faz de la tierra. O cuando mi hija mayor demuestra haber sacado mi vena literaria y ser la única en su clase a la que le gusten las obras de Shakespare y me inflo de pura vanidad materna. Mis chicos son normales, imperfectos, nunca como muñecos acartonados o pequeños robots que hacen lo que sus padres dicen. Tienen carácter, lo cual ha redundado en que mis esfuerzos por ser una madre perfecta, terminen siendo saboteados por ellos. No soy como la mamá de Dora la Exploradora, que diligentemente la lleva al médico a una revisión de rutina…..Es más ni me acuerdo a quién le puse que vacuna hasta que me envían una notita “amigable” del colegio con el susodicho papel verde de vuelta.
¿A quien se le ocurrió inventar que la maternidad es perfecta? Los anuncios de productos destinados a niños te hacen pensar que tu bebé va a ser hermoso, nunca va a pataletear y jamás crecerá y se convertirá en un adolescente malcriado, al que desearas mandar a la luna frecuentemente. Hay un anuncio de una marca de pañales que dice en su slogan “Vida de Padres, Caóticamente Hermosa”….bueno en mi caso, a veces puede ser más caótica que hermosa y otras más hermosa que caótica…pero no creo que estos dos términos puedan existir juntos: o es caótica o es hermosa. Según no existen los unicornios, no creo que haya una madre perfecta. Ni mucho menos familias perfectas como en los cuentos de hadas y las películas. Es en la imperfección de cada día que encuentro la belleza de ver a mis hijos crecer.

Anuncios

7 comentarios so far »

  1. 1

    Joelyn Medina-Lopez said,

    Me encanto!! Mi vida tambien es “caotica” e “imperfecta” pero no la cambio por nada!! – ya espero tu proximo blog! 🙂

  2. 2

    Adriana said,

    Te felicito Brenda!! Me encanta como escribes. Mucho éxito!!! Pero no dejes de escribir para Quehagoconlosnenes.com!!! Cariños!!

  3. 4

    Lina Y. said,

    Love it!!!!! Se me aguaron los ojos un par de veces. Quién dijo que la vida es perfecta, per es nuestra vida y vamos hacer lo mejor posible. No puedo esperar para leer la historia de los sapos. Un abrazo.

  4. 5

    Arcangek Gabriel said,

    …imperfeccion…que viva el crecimiento obligado que trae…que aburrido seria la perfeccion en todos…una vida encajonada en iguales…predecible…HQJ!…a quien se le ocurrio que el caerse, fallar, equivocarse, dudarse es sinonimo de menos o inferior…yo prefiero el extasis de adrenalina de tratar de batear un “slip-up”, suavisar una llegada de madrugada luego de una salida en viernes social puertorro a una pareja que “no me entiende,” el no poder morderme la lengua al ver una belleza de mujer…etc…que viva la imperfeccion…nos une…desde el PARAISO…desde el Jardin del Eden…desde que papa Dios descanso el dia siete…pues imaginese…si el tuvo que descansar…que sera d emi que naci cansao…QUE VIVA LA IMPERFECCION qu eme hace amigo, hijo, hermano, amante…bonachon boricua…que viva la imperfeccion…y todos los que nos amamos a pesar de…

  5. 6

    Marilichi said,

    Brenda, te felicitio por tu blog. Finalmente lo leo…eres muy buen escribiendo! A ver si te animas a hacer un libro de cuentos de Guaynabo City Moms!

  6. 7

    Es curioso, hace unos instantes escribi en mi muro de facebook lo siguiente: “Vida de madre, esta de madre” o “Vida de madre, simplemente caotica”. Estoy en total acuerdo con tu escrito.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: