Tacas

El folleto promocional llegó en el momento menos apropiado para mi bolsillo de consumidora estrangulada por las matrículas, el viaje a Europa de 15 de mi hija, la indescifrable cuenta de la luz (con la que puedo pagar un carro mensualmente), el alza en la gasolina y desangrado por la crisis económica. Allí estaban seduciendo mi mirada desde la portada. Unas tacas de 4 pulgadas verde lima limón en el “mailer” de Novus y….con un 20% de descuento de su módico precio de 90 dólares….Como decía una campaña publicitaria de una tienda de zapatos “Los quiero todos”. Yo fui la creativa de ese “slogan”, el cual me fue robado y utilizado una vez me fui de cierta difunta agencia de publicidad (a la cual jamás demandé, por que si no estaría repleta de zapatos). Esa fue mi respuesta a una pregunta que me hicieron sobre que pasaba cuando entraba a Novus/Galería. Era un chiste de pasillo mi viaje a esa tienda. Y de ahí nació el “slogan” que me fue hurtado convenientemente. Quince años después no puedo pasar por Novus sin pensar que los quiero todos. “Eye candy”, como dicen en el Norte. Demás está decir que no pude con la tentación y como “die hard fan” terminé en Novus de San Patricio buscando probarme los zapatos. Tan pronto los divisé me llamaron “Ven a mí” parecían decirme. Y definitvamente es algo mutuo….Yo los quiero con pasíon y locura y ellos me llaman. Y de nuevo en verde chatré o lima limón. Los hay fuscia, azul, beige….pero no…ellos me llaman en verde. Estamos destinados el uno para el otro. Pero el amor a primera vista se acabó tan pronto me espeté aquellas tacas de cuatro imposibles pulgadas. Mi espalda ya no está para tanta altura. Y yo si que la necesito, pues con solo 61 pulgadas de estatura soy la reina de los pigmeos. Miré mis piernas, ay!!! Luego de correr por los pasados 24 años, horas enteras de spinning, modestia aparte, me he ganado el exhibirlas en un buen par de tacas. Pero mi espalda parece negarme el placer de entregarme a ese amor que siento por ellas y otras cuantas que guardo en mi closet. Con cada barriga de mis hijos me he tenido que bajar una pulgada de tacas. Hoy día tengo un closet lleno de zapatos hermosos, los cuales no puedo usar todo el tiempo. Yo que juré nunca comprarme unos zapatos en Clark’s confieso que he caído rendida, a sus pies (literalmente) no por amor si no por comodidad). Al menos para los días de mucho ajetreo en el trabajo son como el amor en el matrimonio: Convenientes. Pero como en la vida no todo es cuestión de conveniencia ni conciencia y hay que añadir pasión decidí consultarle a mi querida vecina, otra guaynabocity mom fanática de Novus, su opinión al respecto. Ayer mientras ejercitabámos nuestras piernas en el salón de pesas del gym, le comenté al respecto sobre mi indecisión. Quiero ponerme los zapatos para salir con mi esposo el día de nuestro aniversario (hay que añadir pasión!!!!!) y tengo justo el traje perfecto. Ella me miró fijamente y me dijo “Go get them, you can sit all night wearing them if it hurts your back, but ohhhh, you will feel so sexy and pretty”…..Done deal! Si me ven/escuchan quejarme de dolor de espalda próximamente ya saben que es que he caído víctima de la vanidad y la seducción…..de un par de tacas verde lima limón

1 Response so far »

  1. 1

    Eileen Perez said,

    Very funny!! Yo no soy una fashion freak de los zapatos ni mucho menos, pero tengo que admitir que todavia no me he comprado mi primer par de zapatos en Clark’s!


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: