Lola

Hay algo que Jackeline Onassis, Grace Kelly y mi abuela paterna compartían en común. No eran amigas, aunque sí de edades contemporáneas, y mucho menos se conocían. Pero tenían estilo propio. Ese “j’ai ne sais quoi” como dicen los galos, que la distinguía de otras personas. Abuelita no era millonaria, nunca tuvo dinero para desperdiciar y siempre fue conservadora con los “washingtones”. Jamás me la imagino de shopping, como yo suelo hacer. Sin embargo cuando salía a la calle siempre iba maquillada, con todo su prendulaje y gangarrias y vestía unas combinaciones de las que ella se sentía orgullosa. Abuelita se sentía cómoda con cualquier pieza de ropa y su peculiar estilo radicaba en combinar un pantalón rojo, camisa anaranjada y zapatillas negras y salir a la calle oronda y a gusto en su piel. Ella sabía que los colores vivos le iban de maravilla desde la ropa hasta las uñas. De hecho, entre las fotos que mi familia paterna ha subido a Facebook y las que saque luego de su fallecimiento, encontré muchas en las que una abuela entrada en su quinta década lucia un cabello impecablemente arreglado de moño y laca. Hay otra en la que abuelita tiene la misma edad que yo tengo hoy día. Esta foto la tomaron en una boda y papi está en la misma foto. Nos parecemos mucho físicamente los tres, pero más que a papi, me parezco a mi abuela en muchos aspectos. Entre mis primeras memorias esta el andar por Rio Piedras, específicamente en el casco urbano, junto a una abuela de pantalón pegado o traje brillante y un gran collar. A veces íbamos a comprar detergentes a Topeka, otras a pagar la cuenta de la luz de su hospedaje de la Calle Humacao, a adquirir alguna tela para un vestido o simplemente a comprarme un hamburger en el Burger King de la Avenida Gándara, que ubicaba justo detrás del hospedaje. Para cualquier salida, ella solía estar maquillada y con sus unas pintadas. Al igual que mi abuela me encanta la pintura de unas y aunque no soy fanática de salir a la calle maquillada, siempre llevo prendas y collares llamativos. Soy la nieta de Doña Lola todos y cada uno de mis días. Todavía recuerdo las tardes en su balcón de Naguabo ordenando pinturas y cosméticos por unos catálogos que ella recibía. Abuela, ya no está conmigo hace tres anos. El Alzheimer fue minando su memoria y su cuerpo lentamente. Sin embargo, durante su último año de vida, me encantaba irla a visitar a casa de mi tía-en donde vivió un tiempo-mis viernes libres. Ya ni se acordaba de quien yo era. Pero tan pronto sacaba los cosméticos, lima y pintura de uñas, su rostro brillaba. Le encanto estar arreglada y bonita mientras pudo. Todavía recuerdo el mensaje de texto de Eileen, mi prima, el día del velatorio de abuelita. Yo había quedado en maquillarla y era esa hora y yo estaba atrapada en una fila recogiendo un atuendo navideño para una de mis hijas. Jamás llegaría. Ella en la funeraria, yo en la fila de una marquesina/lugar de alquiler de disfraces glorificado. Entre el ruido, el calor y la muchedumbre, Eileen siguió mis instrucciones de arreglarla en su mortaja, via mensajes de texto. Mucho blush y pintalabios. Así era mi abuela, una mujer cómoda en su propia piel. Arreglada, hasta el ultimo día .

Anuncios

8 comentarios so far »

  1. 1

    gaby said,

    El vivir eternamente no compararia con el vivir en los recuerdos amorozos y de alegria en aquellos en los cuales hemos logrado calar con nuestros pasos y guias. Abuelita vive etrnamente en luz mientras usted – y los que le amaron en cuerpo y alma-la lleven en las memorias del alma.

    La ternura y amor que se cuelan en su escrito, elevan a su abuelita Lola en grandeza espiritual, y le promueven en pasos agigantados hacia la meta final como un ser angelical ascendido.

    La naturalidad de su estilo como “cuentista” esta pulido y en espera tiene a miles de posibles lectores hambrientos. Todos necesitamos nutrir nuestro ser. Creo que sus “cuentos por venir” son mision en espera de cumplirse. ” Do not stray from that path”…

    gaby

    • 2

      Gaby:

      Gracias por tus gentiles palabras! Mi abuela Lola fue una mujer MUY trabajadora (así con letras mayusculas) que supo marchar siempre hacia adelante poniendo a sus hijos primero. En cuanto a mi oficio de cuentista, espero a través de mi blog, ir puliendo. En la vida es mejor ir, poco a poco, peldaño a peldaño. Dominar la escritura de pequeños trazos de mi vida y de mis observaciones me llevará a mejores relatos.

      • 3

        gaby said,

        Un amistoso saludo, guaynabocitymom! Las palabras con luz que escribes sobre “ir puliendo”…comparto que el estilo que fluye en su naturalidad “genetica” del estilo que alli vive…no se pule…pero si se pule el “arte para usar la palabra exazcta que comunique el sentiemiento que se desee plasmar. Humildemente le digo…simplemente…escriba ese cuento, esa historia, ese ensayo, ese poema…escriba…es mision que veo llevas bien adentro…vamos…que venga ese maravilloso cuento, esa coleccion de historias…y veras que el mensaje impuesto por el Universo en su “genetica” sera la adrenalina pra ese “pulir”.
        I look forward to reading more from you…the writer that needs to surface…the art that needs to be created to be etrnal…the message that lives in you…and is screaming to be shared…

  2. 4

    Lina Y. said,

    Me encantó. Así era mi abuela, QPD, y Mami también. Lamentable ese don especial parece que se ha ido perdiendo con las nuevas generaciones.

  3. 5

    gaby said,

    Las abuelas en su belleza y sabiduria son seres tan especiales. El impacto de la figura “abuela,” y la herencia de inteligencia genetica impartida por las generaciones – la que va mas alla del conocimiento de datos – es horizonte en el dia a dia si las “escuchamos” aun despues de su ausencia fisica.

  4. 6

    eileenmperez said,

    Brendi, después su muerte, hice un pequeño cambio en mi choice de maquillajes. Ahora mi compacto es Maja!!

  5. 8

    giselle said,

    Qué hermoso, amiga! Somos nietas de nuestras abuelas. Si ves a mi abuela, mueres. Usa mis mismas faldas. Siempre anda de lo más coqueta pero con mucho pudor. Me encanta verme en ella.

    Gracias por este blog, me puso a refleccionar sobre mi abuelita. Besos!


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: