Chancletazo

Lo confieso: Fuí víctima de chancletazos, correazos y pellizcos. En mis días de guaynabocity kid solía ser un poco impetuosa e irreverente, por lo que en más de una vez recibí grandes consejos de las uñas de mi madre. En aquella época no habían tomado tanto auge las corrientes psicológicas de consenso relacionadas a la disciplina. Léase psicología barata….Y es que hoy día en el afán por lucir civilizados a la hora de disciplinar la psicología nos ha puesto entre la espada y la pared. Recuerdo el año pasado cuando asistí a la Escuela de Formación de Padres que ofrece el colegio en el que estudian mis hijos la disertación de cierto psicólogo. Famosillo gracias a una buena exposición mediática, digamos. Pues resulta que luego de la presentación ofrecida por el señor profesional de la conducta descubrí que mi estilo de crianza es una mezcla de autoritaria-participativa, siendo autoritativos la gran mayoría de los rasgos. Para mi horror, allí estaba retratada. El psicólogo insistía en dar más participación activa a los chicos en el proceso disciplinario. Por eso este señor tiene la oficina llena de niños con ADD y ADHD!!!! Hello!!! Ahora todos los niños, desde los de escasos recursos hasta los que duermen plácidamente todas las noches en una mansión, necesitan Ritalin, Adderal y un cóctel de tranquilizantes para que sus padres no sientan los efectos de criar io “growing pains” como dicen en el Norte. En mis tiempos este tipo de muchacho majadero era lo que se conocía como un muchachito incordio. Nada que buena disciplina a base de castigos y chancletazos no resolvieran. Y si no, pregúntenle a mi primo Víctor, que recibió grandes consejos con una varita de guayaba que portaba mi abuela Carmín. Como me dijo una querida amiga, vecina y compañera de tapones vespertinos: “Nada que un chancletazo o un escobazo no resolviera” . “¿Escobazo?” le pregunté. Pues sí, me contestó la amiga que su suegra, una encumbrada señora a la que Dios tenga en su gloria, resolvío ciertos asuntos disciplinarios con el esposo de mi amiga a escobazo puro. Esto no pasó en un residencial público, fue en Torrimar.
Por eso cuando hace varios días atrás mi hija #1- adolescente en todo su esplendor- decidió “endulzar” y coronar mi ajetreado día con un ataque de sandeces y malascrianzas sin fin, no recurrí ni al diálogo de consenso, ni corrí a buscar un pote de Ritalín. Agarré la chancleta de goma dura de Old Navy que calzaba mi pie y le ofrecí una buena lección de disciplina. “Te voy a llamar al Departamento de la Familia” me ripostó. “Anda, corre y hazlo” le contesté. “Me voy a dar un baño para esperarlos” le dije pausadamente. Se fue furiosa a su cuarto y la pataleta terminó. Como me dijo me amiga-la del marido y los escobazos-“Como dice mi marido, por eso somos profesionales y no criminales”……..”Food for thought”, ante la situación que vive el país….

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    gaby said,

    Buen dia, guaynabocitymom! Tanto tiempo! Un saludo, dama sabia! Creo humildemente que sus hijos son y seran emocionalmente saludables, ya que veo un balance entre disciplina y “disciplina”…el chancletazo a tiempo evita la terapia…y quizas hasta la carecel luego…exagerado? No creo…como bien has dicho…”ante la situacion que vive el pais…”every little bit helps” …le felicito por ser juez y jurado…”swift justice is still justice”…

    gaby

    PD…mi oficina tambien se pasa llena de bebos quimicamente alterados…y sin un ancla de control y / o aceptacion de limites…pero creo eso sera otro escrito suyo un dia de estos… 🙂

  2. 2

    Creo que gran parte del problema es ese los limites. Un padre, es un padre, guia de vida, no un amigo para el hijo. Nuestro deber es guiarlos y darle las herramientas para que se levanten cuando se caigan en la vida. Nuestro rol no es consentir o ponernos vendas en los ojos. Mucho menos querer que esten tranquilos. Es parte del crecimiento. Las condiciones de ADD y ADHD existen, cuanto es “awareness” y cuanto es exagerado? Solo Dios sabe. Vivimos milenios sin conocer de estas condiciones y ahora todo es medicacion. Que paso con la disciplina. Mi hija mayor fue diagnosticada con ODD (Oppositional Defiant Disorder) siendo chiquita y lo que le fue recomendado fue un regimen de modificacion de conducta. Ha sido cuesta arriba por epocas, pero nunca he pensado medicarla. Es una joven como toda adolescente. Son los growing pains y como padres tenemos que sufrirlos. Es parte de ser padre/madre.

  3. 3

    gaqby said,

    …AMEN….Y PUNTO! “you have the sarten by the mango’…:) pero en serio…leo fuerza y valores en sus palabras Y FILOSOFIA…y de nuevo…sus bebos son los ganadores futuros…y usted..una madre “ascendida”…

    PD…si pudiese grabar las conversaciones con los padres de los estudiantes que envian a mi oficina por ” ser pepito o panchita incordios”…le pudiese dar material para mil escritos…de n euvo…HQJ…its the adults…not the kids…who need the meds…
    🙂


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: