Casa

Todavía recuerdo la primera vez que la vi. Fue en el “shopper” dominical de Toy’s r Us. El regalo perfecto para mi pequeña y el que yo siempre quise tener para mí: La casa de Barbie. Fue con mucho sacrificio que compre este juguete, puesto que ganaba un salario de miseria en una agencia de publicidad (Por eso las abandone hace una decada, uno deja toda su creatividad y hasta el pellejo y te pagan el mínimo). No sé quien disfruto mas montándola, si ella o yo. Siempre quise tener niñas para jugar a las Barbies, el juego que mi hoy comadre y amiga de la infancia compartía conmigo. La comadre y yo hacíamos hasta concursos de trajes de novia y todo con nuestras Barbies. Pero nunca tuve su casita. Mi prima tenía una enorme guagua de Barbie, pero en casa Santa Claus era más práctica. Luego de esas Navidades vino el divorcio de su padre y nosotras fuimos a vivir solas. Pasamos horas incontables en su cuarto en el apartamento en el que vivíamos haciendo regueros y jugando. Yo era otra niña en el mundo de Barbie. La casa fue la representación de lo que ella y yo tendríamos en el futuro: nuestro propio hogar, ni tan rosado ni tan trillado, pero en fin, una casa.
Varios anos después fueron mi hija y la de mi esposo las que jugaron horas interminables en otro hogar. El que construíamos como familia recompuesta. Esta vez Barbie se había encontrado a un Ken….con una chiquilla en brazos. Las chicas hacían unos regueros de nunca acabar de recoger que terminaban siempre conmigo amenazando con botar todos sus juguetes. Fue Patricia, la tercera de nuestras hijas, la próxima heredera de la casa de Barbie. Con ella también jugué horas largas a las Barbies en su casa. Como cuestión de hecho, juraría que las Barbies de Patricia iban de shopping más que yo y eran las mejores vestidas de Guaynabo City.
Pero los niños crecen….en este caso las niñas y ahora reclaman mayor espacio en su cuarto (y en sus closets). Como en saga de la película de Toy Story, los juguetes terminan arrinconados. Por eso en una resaca reciente y con motivo de la llegada de nuevos muebles al cuarto me anime a sacar todos aquellos juguetes que ya no utilizan los niños. Aunque decidimos entregar casi todas las Barbies y sus accesorios al Taller de los Reyes Magos (una entidad sin fines de lucro que restaura y dona juguetes), se me hizo muy difícil deshacerme de la casa de Barbie. No porque añore que mi hija mayor no haya crecido. Más que apego material, la casa es la versión miniatura de todo por lo que he trabajado. La casa de Barbie es la única posesión material que evidencia la larga jornada hacia la familia que tenemos hoy día. Aun con su puerta urgida de reparación no tuve el corazón de donarla. Verla en la marquesina de mi hogar fue el recuerdo de lo duro que he tenido que luchar para sacar adelante no solo a una hija yo sola, si no a una familia completa. No vivimos en una casa de Barbie, donde todo es color rosado y la vida es perfecta. El camino hacia la casa que habitamos y la familia que tengo ha estado lleno de escollos, sacrificios, momentos no tan perfectos, pero nunca me he permitido dejar de soñar en alcanzar la utopía que ello simboliza.

Anuncios

6 comentarios so far »

  1. 1

    Laura said,

    Esta mal si tengo 28 años y me quiero comprar la casita de Barbie malibu???, que opinas?. Me gusto mucho tu historia. Tengo nostalgia de mi infancia…Supongo que es porque deje de jugar a las muñecas a los 10 años y despues nunca me lo volvi a permitir. Me gustaria tener esa casita porq nunca la tuve y el mini couper de Ken , que es el auto que me gustaria tener en sueños jajaja….
    Saluditos!

  2. 2

    Laura: Yo jugué Barbies con las tres nenas. Todavía tienes tiempo!!!!! Además disfruto mucho pintando con ellos en los libros de pintar con crayolas. De hecho tengo mis propios libros de pintar!!!!! Nunca es tarde para volver a ser niñ@!

  3. 3

    Laura said,

    Hola! gracias por contestar mi mensaje. Es posible comprar productos de Barbie en Amazon.com si soy de Argentina?.
    Saludos!

  4. 4

    Laura said,

    Me refiero a la pagina de EEUU.

  5. 6

    Laura said,

    Ok, gracias,disculpa la molestia. Saludos!


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: