Herrero

Para Sylvette, Saribel, Rina y todas las bellas y valientes mujeres de la familia Herrero de Naguabo en la Semana de la Mujer:

Mi abuela, una de las personas más fuertes -emocionalmente- que he conocido, se llamaba Dolores Herrero. Fueron muchos los “dolores” que mi querida abuela Lola tuvo que pasar en la vida. Se caso muy joven y antes de los cuarenta ya era una mujer divorciada. La vida matrimonial no la había tratado muy bien. Con un octavo grado, la muchachita de Rio Blanco se fue a trabajar a una fábrica en la Ciudad de los Rascacielos. Venia de un matriarcado y tenía muchas hermanas, casi todas tan valientes y luchadoras como ella. Mi bisabuela Rita-su madre- era partera o comadrona como se le decía en aquellos tiempos. Crio mas de una docena de hijos y siempre andaba en plano de lucha y trabajo. Falleció entrada en su novena década, al igual que mi abuela. Cuatro generaciones más tarde, somos unas cuantas las mujeres que llevamos el apellido Herrero en nuestra genealogía y la sangre y el ADN que nos une a todas. Ese ADN que nos hace fuertes como el metal que da oficio a la etimología de nuestro apellido. El hierro se prueba, forma y moldea con el fuego. Pocos metales tienen su resistencia y maleabilidad…ese es el oficio del Herrero. El resultado es varias generaciones de mujeres moldeadas por el herrero artesano que crea piezas de gran utilidad, funcionalidad y valor a la sociedad.
Tal como mi abuela se invento y se reinvento en varias ocasiones, batallando gigantes como el cáncer y trabajando de sol a sol, hay una nueva estirpe que se abre paso en ciudades ajenas al barrio de origen. En Nueva York una se desempeña diseñando vestidos ecológicos que luego son reseñados por la televisión internacional. Otra cautiva a todos con su creatividad y talento ganando prestigiosos premios mientras levanta una hermosa familia. Unas han criado familias numerosas, otras no tan numerosas. Hay quien sirve al país con gran esmero de lograr un cambio en la sociedad. Unas han emigrado por amor y otras en busca de mejores horizontes profesionales. A otras la vida no nos ha tratado tan bien en ciertos momentos. Nadie esta exento de sinsabores…. Pero hemos salido invencibles de cualquier situación. La fortaleza que nos ha mantenido de pie no reside en levantar muros a nuestro alrededor para protegernos. Ha sido como el oficio del herrero, abrazar el calor, recibir los golpes y las situaciones externas y moldear una nueva mujer.
Hace varios días y mientras transitaba el circuito vespertino Torrimar-Garden Hills, iba lamentandome de mis penurias. Mi hija mayor, para distraerme, me comentaba que en Guaynabo City ser ama de casa era una gran opción si a) tu marido tiene MUCHO dinero o b) estás segura que esta perdidamente enamorado de ti. Ese comentario me llevo a pensar en mi abuela, quien ni tenia MUCHO dinero, ni mucho menos tenia un marido tan perdidamente enamorado (de ella). Si bien fue ama de casa cuando sus hijos eran pequeños, a la mujer que yo conocí y la que me acompañó por 36 años fue una mujer más sabia. Emprendedora es la palabra que mejora la define. Si hubiese vivido como mujer adulta en esta época, jamás-estoy casi segura-se hubiese dedicado a ser ama de casa. Ella estaría como yo, andando las avenidas y vecindarios excéntricos de mi ciudad, los de jardines inmaculados con plantas exoticas que no resisten el calor boricua, los que tienen una “mini-van” estacionada en el garaje, con la frente en alto por los golpes de la vida y sus “pollitos” tras ella. Sembrando plantas y futuro. Reinventándose. Trabajando duro. Tal como hago y hacemos algunas mujeres de la familia, en estos precisos momentos de la vida. Como un herrero, forjando una obra maestra….

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    Kid I.D. said,

    Hola! Te felicito por tu blog. Nos conocimos la semana pasado en el canal 13 y hablamos sobre tu colaboración en la próxima edición de Kid I.D. Por favor comunícate conmigo a info@kididpr.com o info@petidpr.com. Gracias! Mariel Calderón

  2. 2

    gaby said,

    …”El hierro se prueba, forma y moldea con el fuego. Pocos metales tienen su resistencia y maleabilidad”… y le sumo a estas palabras…asi, como tambien el alma luchadora de cada mujer filtra todo con amor protector para que nada vil toque a las puertas de su nido…

    Reconocer a la mujer…es honrar la fuerza y el “chutzpa” diario en sus caminares…ese mismo que al sexo fuerte le falta…y le causa el doblar de las rodillas…

    Arriba Do~a Lola, las mujeres…las boricuas que batallan verticales…sin necesidad de feminismo impuesto, cuotas, tratos especiales, o “regalos en beneficios”…arriba la dama “herrero”…de su sudor se nutre la generacion…

    Reciba usted mi saludo y respeto, guaynabocitymom…feliz semana.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: