Adolescente

A la verdad que esto de criar esta cañón…..brutal…fuerte, como se le quiera llamar. Hoy me contaba David, mi compañero de trabajo (en un aparte durante un evento que yo estaba co-coordinando) que no sabía cómo podía andar para arriba y para abajo con semejante producción y luego bregar con los nenes. “Casi toda las madres que conozco lo encuentran fuerte. Hay dos o tres medicadas con ansiolíticos”. Cuando veo papas que salen con su único hijo bebé y están quejándose que el muchachito no los deja quieto o “cuan difícil es bregar con un bebe” como me han dicho algunos, les doy mi mirada más inocente y les digo suspirando “Ahora es fácil, deja que tenga 14 o 15”. Me miran con cara de loca. No es por aguarle la fiesta a nadie, pero bregar con un bebe de 2 años es fácil. El que se queje, es porque A: no tiene hijos adicionales y por ende no sabe, B: Es de los que se ahogan en un vaso de agua o C: No ha vivido con un adolescente jamás en su vida. Cuando tienen edad de querer mandarse, no es ningún pellizco de ñoco- como dice mi progenitora- bregar con ellos.
En días recientes mi querida primogénita tuvo la magnífica idea de asistir a una fiesta. “Es que es de la clase” me dijo en su tono más piadoso. Como me oponía a semejante bailoteo con piscina incluida, llamo a su padre, quien la llevo raudo y veloz a la “exclusiva” urbanización de nuestra comarca guaynabeña con la consabida advertencia que me tocaba buscarla. Realmente no tener un adolescente en casa un viernes en la noche es como dormir a pata suelta un domingo cuando uno es soltero. Hay paz…. Justo cuando me disponía a enganchar las nalgas en mi cama para ver el noticiario sonó el celular y se oyó al otro lado un “Mami venme a buscar”. A las 11pm???? Algo andaba raro, pues siempre quiere ser la última en irse de cualquier bembé. Ella solo llama temprano si la fiesta no es divertida y dudaba que ese fuera el caso. Me enganche una bata encima de las pijamas y guie los 8 minutos exactos a la urbanización. Me tome 8 minutos más en llegar a la residencia donde se llevaba a cabo la susodicha fiesta de menores. Menuda sorpresita me lleve cuando vi varios mocosos ir a sus vehículos a rellenar sus vasitos y no precisamente de agua destilada. De entre la oscuridad y parada en el medio de la calle, apareció la mayor de las señoritas de la casa. Tan pronto se monto en la guagua pude percibir un aroma diferente. Alcohol o vomito? Cual sabueso advertí que mi adorada hija olía a vomito “Es que Fulanita me chonkeo”…..Veamos, ciertamente, no me las pretendo dar de santurrona pero esta no me cogía de boba. Bebiste? le pregunte directamente. “Probé” me contesto. Aunque no fue de mi agrado su respuesta, al menos agradezco que lo que le he inculcado ha rendido frutos, ya que fue honesta.
Criar esta fuera de liga. Aprecio más a mis padres desde que soy madre de una adolescente. Aquel bebé al que le cambiábamos los pañales crece en un abrir y cerrar de ojos….y con ellos, crecen los problemas. No imagino lo que necesitaran aquellos padres que hoy día están medicados con ansiolíticos para bregar con la adolescencia de sus hijos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: