Normal

Llego el famoso “back to school”….y con el llego el regreso a la rutina que domina casi diez meses de mi vida. Adiós a dormir hasta las 6:30 am, tardes sin asignaciones o práctica deportiva y noches sin estar desesperada buscando artículos en Capri, K-Mart o Walgreens para algún proyecto de último momento. Al fin voy por última vez al segundo grado! Y para el magno evento madrugamos el primer día de clases y llegue temprano al colegio de los chicos, que ubica en plena comarca guaynabeña. Fue allí que me tope con el espectáculo. Es el mismo de todos los años, de todos los días: Como rayos hacen algunas mujeres para levantarse, preparar a sus hijos y lucir impecablemente maquilladas, peinadas y exactas tan temprano???? Es una pregunta que desafía cualquier lógica. Llevo 12 años llevando a mis hijos al colegio y todavía no he encontrado la fórmula de cómo llegar vestida, maquillada y entaconeteada, todo a la vez, antes de las 8am con los muchachos igualmente vestidos y desayunados, llueve, truene o ventee. En casa los chicos son afortunados si se llevan algún jugo y cereal seco en mano, al salir por la puerta…. Y yo me maquillo en mi oficina en paz y en tranquilidad. Las gafas grandes hacen maravillas temprano en la mañana…
El primer día de clases se caracterizo por un calor infernal, por lo que ni corta ni perezosa me enfunde en mi ropa de yoga, la cual es liviana, y mi tenis. Cartera en mano desfile por los pasillos del colegio cómodamente mientras padres y madres sudaban la gota gorda. No entiendo cómo se puede cargar los libros de tres hijos en tacas de cuatro pulgadas y un traje de seda. Creo que soy anormal, si hago eso, me tienen que llevar al quiropráctico de emergencia en silla de ruedas! Tendrán estas mujeres ventiladores internos? Y el maquillaje, donde se compra ese maquillaje a prueba de sudor del Caribe tropical? Si yo me embarro de base, polvo, mascara, sombras y labial a esa hora cuando llegue a mi oficina no tengo ni gota de maquillaje. Y ni hablar del cabello…jamás he visto tanto blower a prueba de sudor, calor y humedad. Mientras me hacía de espacio para desplazarme por el estrecho pasillo conducente al cuarto grado, me percate que yo era la única vestida en indumentaria de hacer ejercicios. Me sentí anormal. Esto no es común, ya que regularmente durante el semestre, en el colegio hay una mafia de madres que osan pasearse en indumentaria de gimnasio, lo cual es un símbolo de status, como quien dice: Tengo un marido con chavos que me mantiene y yo lo único que hago es llevar y traer a los nenes además de ir al “gym”. Huyéndole al calor entre a la cafetería para desayunar y me encontré una amiga que bajo un abanico, desayunaba al borde del derretimiento. Yo ni corta ni perezosa saque mi abanico de mano. “Que chévere, tienes abanico” me comento. Últimamente ando como mi abuelita. Ella siempre cargaba con un abanico para el calor y un rosario. Mujer sabia….y preparada. Yo cargo con un abanico de mano también y un rosario bendecido, que me trajo mi hija mayor de El Vaticano. Si, por que no está mal tener un rosario, sobre todo en un país en el que los asaltos y tiroteos de carro a carro son la orden del día. Nunca se sabe cuando se necesite intervención divina.
A la hora de recoger a los chicos, seguía el desfile de modas, en pleno calor de mediodía. Yo ni corta ni perezosa, ataviada todavía en mi ropa de yoga y grandes gafas, me senté en un banco y procedí a saludar a otras mamas del salón de mi hijo. La que estaba sentada al lado mío llevaba una hermosa camisa (de poliéster) y sudaba la gota gorda cuando descaradamente saque mi abanico de mano. Me abanique y mientras lo hacía veía las caras a mí alrededor desfigurarse en una mueca de asombro: tenia justo lo que necesitaban. Pero podía mas el orgullo y nadie me dirigía la palabra sobre este particular “Me lo prestas?” me pregunto mientras sonreía tímidamente la que estaba sentada a mi lado, con el maquillaje corrido y las greñas alborotadas por tanta humedad.
“Claro….” Le dije mientras extendía mi brazo y me recogía el cabello en una cola de caballo con el sujetador que traía enroscado en mi muñeca derecha….al fin, alguien normal…..

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    René said,

    Brenda grandes realidades de la gente que vive en su mundo de novelas!!! creo que si leen esto formaran un concilio de odio para tÍ!! pero que bueno que tienes el valos de escribir las realidades!! adelante

    • 2

      Renè: Mi querido amigo, sabes que tengo un estilito muy mordaz al escribir. Es parte del blog. Observo las realidades del mundo burbuja en el que me he criado. Afortunadamente he tenido muchos “reality checks” cortesía de las experiencias de la vida. Ademàs a veces mi humor puede ser muy sarcàstico…pero en fin, es parte del proceso de escribir. Acepto las críticas y comentarios!!!! Perfeccionan mi oficio. Y fíjate que soy muy “anònima”….

  2. 3

    gaby said,

    …para el proximo eskool jear…sumele un ” escapulario” …y saque el rosario junto con el abanico de mano…pensaran que tiene conexiones mas arriba…como pa atreverse a decir QSJ toito…a suadai yoi…noi…nipai… 🙂


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: