Flores

gingersCuando me mude a Jardines Gardens era una joven madre de 33 años con cuatro niños menores de 10. El bebe de la casa tenia apenas dos meses de nacido. Escogimos a Jardines por que el antiguo morador de mi casa, el Sr.P, había crecido en la calle y su madre vivía a solo cuadras de nuestro hogar. En Jardines era la segunda Señora P. siendo la original mi adorada suegra. Nuestro antiguo vecindario era una urbanización moderna donde vivian muchas parejas jóvenes con niños pequeños. Fue asi que una vez me instale en la casa del Sr.P hice amistad con muchas otras madres jóvenes, quienes como yo, rondaban su tercera decada. El Sr. P era muy taciturno y su cargada vida profesional le impedían socializar en el vecindario. Ademas, la segunda esposa del Sr.P (yo soy la tercera) no era de socializar con los vecinos. A decir verdad, con solo dos vecinas mantuve una excelente relación, ya que al trabajar fuera del hogar solo tenia tiempo para departir en los fines de semana o mi dia libre semanal. Nuestros esposos hicieron amistad rápidamente y fueron muchos los “happy hours” y “fetes” que realizamos en la terraza de nuestro entonces hogar. Una vez me mude a Jardines me percate que las fiestas y “get-togethers” entre vecinos serian cosa del pasado. Mis vecinos, en su mayoría, rondaban la séptima década y la algarabía no seria bienvenida.
A la Sra.W , mi vecina inmediata, la conoci mientras el hermano del Sr.P demolía una pared de bloques ornamentales en su colindancia. Ella había llamado a media humanidad, incluyendo a la presidenta de la junta residencial de Jardines, para quejarse por el polvo y el ruido que hacían “esos muchachitos que se están mudando ahí”. Confieso que no fue el mejor inicio y debi avisarle con antelación sobre las obras a realizar en la casa. Aun asi la Sra.W y yo trabamos una gran amistad con el pasar de los años. Ella era una bibliotecaria retirada y había laborado en lugares tan prestigiosos como la Mansion Ejecutiva. Habia conocido al abuelo del Sr.P, quien fue vicepresidente del Senado. Sus historias eran sumamente entretenidas y colmadas de anécdotas que llenaban mis lagunas históricas sobre la política en tiempos previos a mi nacimiento. La Sra W estuvo casada con un medico y al igual que yo, amaba la lectura, cocinar y la jardineria. Ella me llamaba “Speedy Gonzalez” y siempre me instaba a cogerlo “suavecito” ya que nunca me estaba quieta. Los domingos tuvimos un ritual por varios años, donde yo cortaba heliconias de mi patio e iba al suyo a cortar jengibres. Hacia dos arreglos florales, uno para mi y otro para ella, los cuales instalaba de centro de mesa.
Contrario a mis vecinas con las que me ejercito algunos dias por la mañana-todas en su sexta y séptima década- la Sra.W no jugaba tenis en el Caparra, ni mucho menos pertenecía al Garden Club. Su viudez y algunos percances menores de salud la habían confinado mayormente a su hogar. Ella prefería la lectura de libros y revistas, los cuales intercambiábamos mensualmente. A veces, durante mi dia libre, pasaba por su casa con mi taza de café y mientras su empleada le preparaba el desayuno, comentábamos las noticias del país. Si ella me veía reseñada en una noticia o algo relacionado a mi trabajo me la guardaba celosamente. En los últimos meses y una vez el Sr. P agarro sus bartulos para nunca volver, la Sra. W estuvo muy pendiente de mi. Casi sin poder andar, se asomaba una vez sentía mi presencia en la acera barriendo las hojas, tarea que realizo diariamente, una vez llego del trabajo.
Hoy corte flores en el patio de la Sra.W y las puse en un jarron cerca de su cama. Tiene cáncer con metástasis y ha sido desahauciada. Aunque casi no me reconoció cuando la salude y permaneció silente, levanto la cabeza de su almohada una vez traje de su patio las flores. Fue entonces que hablo, a pesar de los tubos que tiene conectados, y me dijo con una media sonrisa “Estan hermosas”. Fue lo único que apenas pudo musitar.

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    gaby said,

    … saludos, joven guayanabocitymom…las flores regaladas desde el alma.. o en ramos…perduran eternamente…en cuanto al caballero de los bartulos…el ya habia recogido sus flores…y no supo sembrar belleza y dulzura reciproca…continue sembrando…compartiendo flores…y escribiendo con el perfume de una mente y ser previlegiados…

    gaby


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: