Cuerpos

ImageCon el inicio de enero llegan las ya famosas  “resoluciones de ano nuevo” entre las que siempre se destaca la perdida de peso.  En enero los gimnasios están empaquetao’s…ya en marzo quedan unos cuantos valientes y en mayo los dedicados.  En diciembre y plena Navidad, solo estamos los que damos clases y los que han hecho del ejercicio un estilo de vida.  Vivimos en un país donde se le rinde un culto casi enfermizo al cuerpo perfecto…ese de trasero grande y pechos de silicona y sin embargo mas de la mitad de la población esta sobrepeso y/o padece del síndrome metabolico.  No me cree?  Vaya a Sam’s o a Costco y vea la gran cantidad de comestibles y carnes rojas que pasan por las cajas.  A veces parece que van a alimentar al barrio entero. Y en el supermercado ni hablar…la gran cantidad de comida chatarra que veo es obscena. Dicho sea de paso, la gran mayoría de las veces es pagada con fondos federales, pero eso es harina de otro costal.

El ano pasado me propuse entre mis metas del nuevo ano correr un 10k.  Me lo propuse y lo pospuse. Pero ya entrando el final del ano varios eventos 5k llamaban a mi puerta y no me escondi del reto.  Entrene con y a mis amigas blogueras para el 5k de McDonald’s “Las Mujeres Corremos” y luego corri el 5k Divas (bautizado por mi hija mayor la Carrera de las Guaynabichas).

Las mujeres en las carreras somos un espectáculo. No hay otra forma de decirlo.  Estan las que van en grupito todas vestidas identicas….a mi me parece que van a un kínder y la hora de uniformarse ya paso, pero bueno…están las que van con faldas de jugar tenis (se ven cute pero yo ni loca corro con una falda), están las que van a bochinchar desde el disparo de la salida y uno tiene que meter codazos para ir abriendo espacio.  Hay otras que van a caminar primero y luego corren y otro grupo que lo hace al revés, corren y terminan caminando.  Unas van con tutus y hasta maquilladas. Yo no…soy de las que prefiero mi monitor cardiovascular y mi Ipod shuffle y a correr se ha dicho sin maquillaje, ni tutus, ni viseras o gorras.

En las carreras hay todo tipo de cuerpo.  Algunos con sobrepeso, fondillos celulíticos, piernas gordas, cuerpos esculturales, altos y delgados….ninguno perfecto, pero todos esos cuerpos corren o caminan por una causa.  Muchos coincidimos en otras carreras.  Hay dedicación…vocación a cuidar ese templo del espíritu que es nuestro cuerpo, no importa la forma que tenga.

A ella la divise en el Divas. Iba subiendo la cuesta que ubica a la entrada de Puerta de Tierra entre un mar de corredoras bastante “fit” y coloridas.  Es una corredora impedida. Todas la íbamos animando, pitándole, ofreciéndole animo y apoyo. No se si alguna vez corrió con sus dos piernas, o si se accidento.  Solo se que esa mujer me inspiro a escribir estas líneas. Es encomiable que su condición no la detenga.  Ella es una guerrera dedicada empujando con bravura su sillón de ruedas con sus brazos de acero.  Mujeres como ella y como Mayra Elias deberían ser el norte en el imaginario femenino en nuestro país. No esas mujeres de bustos en el cuello,  sonrisas blanqueadas y patas de garza que promueven los concursos de belleza y los programas televisivos. Esos son cuerpos de ficción.   Las estrías y la celulitis son parte de la vida. Un cuerpo narra una historia sin que su interlocutor abra la boca.  Y cuando ese cuerpo te lleva la milla extra-literalmente- uno siente un gozo indescriptible.

 

 

Cuando estaba corriendo recientemente el 10k A Runner’s Love,  se me tranco la pierna derecha con una especie de calambre que recorrio desde la cadera al dedo gordo del pie en un instante.  Bajaba una cuesta leve cerca del área del Centro de Convenciones cuando mi cuerpo me recordó sus 41 anos de existencia.  Lo primero que pensé fue dirigirle varias palabras soeces a mi pierna.  Si bien era cierto que había tenido que modificar mi entrenamiento por una situación laboral y no había asistido a la clase de yoga en algunas semanas, me había mantenido dando tres clases de spinning semanales- lo cual no es fácil- por lo que mi cuerpo se suponía podía aguantar la faena. Pero no…justo casi terminando había decidido fallarme.  Fue en ese momento que pensé en Mayra -a quien se le dedica el evento y cuyos fondos sirven para que esta reciba tratamiento- pero también pensé en la chica del sillón de ruedas…pues a ella también me la había encontrado en la primera milla de la carrera.  Fue ahí que eche el resto y literalmente la milla extra.

Mi cuerpo es reflejo de lo que habita dentro de el.  Tiene sus defectos..una valvula cardiaca defectuosa congenita, estrías y piel sobrante de las 50 libras que engorde en un embarazo, un disco cervical herniado…pero me lleva y me trae…ha gestado vida.  Lo demás es secundario…. 

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    gaby said,

    Rocky’s Theme on your Ipod collection for running? 🙂 Feliz 2014! Bendiciones Divinas Siempre para usted y sus seres amados…exitos… y que venga el libro!
    gaby

    PS… su hija parece haber heredado el don de la ” palabra” para escritora… y tambien el del analisis… ” guaynabichas ” loved it… la tomare prestada… y junto a la de ” dama del CCC ” , etc… la sumare en algun momento apropiado…. 🙂 Abrazo en Amistad!


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: