Budda

20140809-110227.jpg Como reza el dicho…el que no quiere caldo, pues le dan tres tazas. Odio las mudanzas con todo mi corazon. Son eventos llenos de stress, sudor (si vive en el tropico) y caos total. Siempre dije que no me volvia a mudar en julio y que de mi casa me sacaban en camilla de la funeraria o lugar de cremacion.asi como sacaron a mi vecina, la Sra. W. Pero luego de 9 largos anos en mi hogar- al que me mude un mes de julio con una barriga de casi 8 meses de embarazo y en medio de una remodelacion- tuve que darme a la tarea de buscar uno nuevo y comenzar los tramites legales y financieros para su adquisicion. La seleccion no fue dificil. Luego de demarcar unas lineas territoriales imaginarias donde la conveniencia imperaba (me aventure hasta Bayamon con las muelas de atras) me lanze a la busqueda. Pero pudo mas la preferencia de mi prole mas pequena y terminamos…en la calle de al frente y en el mismo lote. Nuestros vecinos de enfrente ahora son nuestros vecinos traseros y los patios colindan. Realmente, me convino por que ya me da lo mismo la cantaleta y las peleas del vecino de enfrente con su esposa (que no se como lo soporta luego de medio siglo) y me conozco bien el vecindario.
Luego de firmar montanas de papeles y obligaciones abrimos la casa ceremoniosamente apenas dos horas de haber salido del banco. Y comenzo la odisea…Si la sala de nuestro antiguo hogar parecia almacen de muebles, en esta parecia que habia pasado un huracan categoria 4. Cajas y mas cajas..de muebles nuevos y de mudanza. Entre presiones externas y el agite, mi presion arterial decidio jugarme una mala pasada. Entonces tuve que pasar dos dias literalmente “tomando las cosas suaves”. Ya no se ni que significa eso. En un momento pense que me tendria que internar en el MEPSI Center (remodelado y con otro nombre), varias luces mas abajo. Vivi dos semanas de puro infierno, con horarios de trabajo, hijos pidiendo comida a todas horas y casi sin ayuda. Mi tactica de mudanza, era ir y venir y habilitar por areas. Eso de zumbar cajas y cajas y que otro te las empaque no va conmigo. Confieso que le tome gusto a botar, regalar y donar. Realize incontables viajes al Ejercito de Salvacion y todas las tiendas de muebles del pais. Tengo una hija que guarda hasta los recibos y papeles como si fuese cucaracha haciendo nido. A esta fue la mas dificil de ensenarle lo que es el proceso de desprendimiento.
Al final de la jornada acabe exhausta, ojerosa, malhumorada y con los dedos machucados. Pero con una leccion invaluable: hay que pensar dos veces antes de comprar y acumular. Nuestra nueva vida incluira una nueva politica de preguntas antes de adquirir un articulo. Por eso cargue con la cabeza de Budda, la cual plante en la mesa de centro de la sala y otra en la terraza. Para recordarme, entre otras cosas, que la vida consta de cosas sencillas, no materiales, donde el desapego debe imperar. Recordatorio diario de la tortura mudancera. Y a mis hijos ya los sentencie…de la casa me sacan pa’l servicio funerario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: