Vecindario

IMG_20140825_160436Mudarse es un acto de fé. Especialmente si se trata de una movida luego de cierta edad donde el criterio “vivir rodeado de buenos vecinos” se convierte en algo importante. Algo que abona a nuestra calidad de vida. He escuchado historias de horror de vecinos. Desde vecinos que no limpian los excrementos de sus mascotas hasta vecinos de apariencia dudosa y entra y sale hasta las mil y quinientas. He tenido excelentes vecinos inmediatos. De eso no me quejo. Jardines Gardens es un lugar tranquilo, por regla general. Conozco a casi todo el mundo y muchos me conocen , sea por mí o por ser la antigua Sra.P. Hay vecindarios excéntricos, pero Jardines no lo es. En gran medida se debe al entrometimiento boricua. Todo el mundo sabe algo de la historia del vecino. Si es casado, divorciado, soltero, viudo, en dónde trabaja, etc. Pero eso no es así en todos los lares. Gracias a ese entrometimiento, prefiero vivir en mi querido Puertorro. Sí, así como lo lee. Prefiero que mis vecinos sepan a que horas entro y salgo y que me saluden todos los días a vivir en un lugar donde nadie sepa lo que ocurre en casa del vecino.

Cuando era niña mis abuelos maternos vivían en un campo, algo distanciado de la carretera por la espesa vegetación. La única persona que pasaba era la vecina cuando iba o llegaba del trabajo. Allí las horas languidecían interminablemente una vez se terminaba el Show de las 12 y la novela de la una de la tarde. El silencio se apoderaba de los alrededores solo para ser interrumpido por el Jeep de Abuelo o el paso de la vecina, camino a su hogar. De esa experiencia en mi niñez decidí que nunca viviría permanentemente en un lugar como la casa de los abuelos. La vida me ha llevado a vecindarios estrechos, algunos con más espacio entre las casas, a una gran ciudad y a edificios donde es imposible no toparse con el vecino y no saludarlo. Fue así como desistí de mudarme de Jardines Gardens. La preferencia de los chicos sumada a la mía resultó en la permanencia indefinida en nuestro ya conocido gallinero guaynabeño.

Como el que no quiere caldo, le dan tres tazas, no bien terminé la mudanza de calle a calle, me tuve que embarcar (literalmente) en otro proyecto de mudanza en menos de tres semanas. Esta vez consistió en mudar a la polla mayor fuera del gallinero y bien al norte de los Estados Unidos a una ciudad donde el diablo pegó tres gritos y salió huyendo. Una de esas ciudades grises, sin color ni escándolosos ruidos y donde los vecindarios son todos diferentes. Allí no hay proyectos de vivienda de gente pudiente donde den “vouchers” de Plan 8 para “rellenar” los apartamentos vacíos y evitarle una pérdida al desarrollador. Oh, no. Allá los vecindarios están claramente demarcados. Puede cruzar una acera y ya está en zona caliente. Pero la gente no se mezcla. Allá no va a encontrar al chofer de taxi con toda su flota frente a la marquesina, al lado de la casa de un médico. La gente vive en “apartheid”, tan separados como viven los norteamericanos de los boricuas en Vieques. Es en esos vecindarios en donde la gente casi no se habla, menos se saluda que ocurren esos crímenes espeluznantes que usted ve en los noticiarios. Así que mejor me quedo aquí. Soy como el coquí. Un poco ruidosa y amo el calor del trópico. Prefiero mi vecindario, donde puedo oler desde mi terraza la barbacoa de mis vecinos y escuchar a la empleada de al lado recibir a la visita hablando a boca de jarro. Espero que la polla no se quede por esos lares lejanos a vivir permanentemente una vez concluya su bachillerato, por que por más inmaculados que estén los jardines, me reniego a visitar a mis futuros nietos en un lugar donde no sepa en que canal el vecino tiene sintonizado el televisor a las 6:00 p.m. y ellos a su vez no puedan soñar con sentarse a mi mesa a degustar el platillo cuyo olor se cuela por sus ventanas.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Nerr said,

    Es por eso que regresamos a P.R. 🙂 Gusto en leer tu blog.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: