Barbaridad

Maria Felix
Doña-Bárbara-Rómulo-GallegosDiscutia con mi amiga Sandra el eterno dilema de nosotras las divorciadas: la soledad obligada. Hablabamos sobre nuestras mas recientes aventuras de la vida y como a veces esta soledad pesa. Entre el trajín diario y los mil compromisos de los hijos no tiene ni un segundo de respiro. Pero es en momentos “en baja” en los cuales de repente me encuentro totalmente sola en mi caseron suburbano que añoro aunque sea la presencia de otra alma en él. Lejos de considerarme desafortunada e ingrata, reconozco que los sacrificios han valido la pena y he podido poner sobre mis hijos un techo. Pero desde que mi polla mayor se fue al Norte, no tengo quien me espere…o entre por la puerta. Salvo mis adoradas mascotas. Mi polla cuenta por dos ya que es inseparable de su media naranja, así que siempre que están, tengo asegurados besos, abrazos y una buena tertulia al final del día. Sé que mi situación no es inusual, ya que muchas mujeres profesionales, solteras y divorciadas, se encuentran en el mismo bote. No es de extrañarse ya que en Puerto Rico las mujeres-como grupo poblacional- tienen mayor nivel educativo que los varones. Esto junto a la tasa de divorcio y hogares capitaneados por mujeres, hacen el rehacer la vida sentimental un asunto complicado y espinoso. Y si una es una mujer que sabe lo que quiere…PEOR es el panorama.

Cuando una mujer es arrojada, valiente y sabe lo que vale es EXIGENTE. Cuando un hombre sabe lo que quiere y va tras ello es DECIDIDO. Una mirada al lugar de empleo basta para corroborar esto. El estándar no es el mismo. La normativa social castiga a la mujer no solo por tener ansias de progreso professional, tambien por saber lo que debe tener una potencial pareja. Y es aquí donde comienzan los problemas a la hora de empatarse con alguien o rehacer vida sentimental. Conozco muy pocos hombres que puedan estar solos por largos periodos de tiempo. Siempre re-enganchan más rápido que las ex esposas o ex parejas. Muchos no conocen la soledad. Entre eso y los cuernos siempre están acompañados. Ellos van tras lo que quieren…si una lo hace…el hombre sale corriendo y le pone a una el sello de “desesperada”. Nada más lejos de la realidad. Si se vive con la convicción de ir tras lo que se quiere, la mujer siempre sale perdiendo.

Hace un tiempo y tras una fallida relación, mis amistades cercanas comenzaron a ofrecerme sus consejos. M me presto su libro “The Rules”… con este asegura aprendió y por ende, aseguro a su segundo marido. Un buen amigo me dijo que a los hombres “les gusta cazar a su presa” y que una vez se acaba el juego se aburren. Jamás me he visualizado como “presa”… además siempre pensé que los hombres maduraban una vez salían de la escuela superior….pero por lo visto muchos continúan con juegos aun después de su cuarta década. “Eres muy intensa… apasionada con tu vida…con lo que haces y eso intimida a muchos hombres” me aseguro otro amigo divorciado y entrando en su quinta década.

“Somos como Doña Barbara… devoradoras de hombres, como dice mi madre” sentencio Sandra vía telefónica. Say what? Sandra procedió a explicarme que cuando una mujer es polifacética, decidida y ambiciosa espanta hombres. Así como Doña Barbara, el personaje de la novela homónima de Rómulo Gallegos, las féminas que no nos asustamos por cualquier situación padecemos de una especie de síndrome de mujer decidida…indómitas e inmanejables… Está claro que esto no es conducente a una relación de pareja, máxime en la sociedad todavía patriarcal y machista en la que vivimos. Un hombre, realmente, aparte de compañía y amor, no tiene mucho que aportar a nuestras vidas a estas alturas. Hemos tenido que aprender a batallar, a echar pa’lante económicamente, a secarnos las lágrimas, a aguantar la frustración y seguir recorriendo la senda de la vida…SOLAS. No tenemos el tic toc del reloj biológico corriendo desesperado con fecha de caducidad, tampoco aspiramos a que nos paguen/compren/regalen…podemos comprarnos lo que nos de la gana. Ni mucho menos esperamos una sortija de matrimonio o compromiso. Por ende, esto debería atraer hombres….no espantarlos!!!! Pero con los años viene la experiencia…y saber lo que se quiere se convierte en el deterente principal para entablar relaciones.

Si me dieran $5 por cada “es que tu eres muy fuerte” o “a los hombres no le gustan las mujeres asi” (asi como? Que se cocinar, lavar, planchar, trabajar fuera de la casa, tener tiempo para hacer ejercicio y hacer labores como sellar un techo, instalar un lavamos o pegar losetas?) que escucho semanalmente tendría una cuenta abultada en el banco!!!!!

Intimidante o no…saber lo que se quiere tiene grandes beneficios en la vida. Si el precio a pagar es no tener pareja sentimental seremos muchas las que seguiremos como la Doña campeando por nuestro respeto…Si querer algo e ir tras ello es una “barbaridad”…bienvenido sea!!!!!!

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Sandra Rodríguez Cotto said,

    Si, somos como doña Bárbara y ellos no lo entienden. Vivimos en una generación del medio entre los que dicen ser liberados pero se acostumbraron a la mamá sumisa ante el padre (o madre dominante que no los deja y ellos no han aprendido a vivir solos), y los que todavía no dan el charco porque siguen con esquemas patriarcales de antaño. Quizás habrá que esperar una década u otra más. Ojalá esto se mueva rápido.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: