Fin

carriage
“Lo se todo. Estás hablando de nenes. Le voy a contar a mami”

La vocecita de mi hijo menor provenía del pasillo. Estaba espiando a su hermana quien chachareaba por el teléfono en su cuarto. No le presté mucha atención hasta varios días después cuando acaeció la tragedia del bikini manchado- previo al pasadía de su clase y un fin de semana repleto,de repente,de actividades- y cuando se armó la grande…Era el fin de la paz que conocía.

Si pensé que la mayor era la Reina del Drama…esta le gana. Resulta que la Señorita de la casa manchó su traje de baño con kétchup en las vacaciones de Pascua y cuando se dio cuenta ya era imposible sacar la mancha. Fue ese día que me di cuenta las cosas habían cambiado para siempre y ya no tenía una niña en casa si no una adolescente en entrenamiento que ya me comienza dar dolores de cabeza. Me ofrecí a comprarle otro traje de baño y la llevé de tiendas, lo cual terminó como el rosario de la aurora. Resulta que ella quería la parte superior de su traje baño IDENTICA a la del anterior, el cual había comprado hacía dos meses

No se exactamente cuando sucedió…justo cuando pensé tomaría un respiro de los años terribles de la adolescencia- con la mayor del gallinero lejos en la universidad- mi princesa del medio comenzó a mostrar síntomas de una conducta desatada. Menudo descanso…no duró ni un año. Pero si apenas hace unos años la acurrucuba entre mis brazos y le cantaba nanas en francés!!!!!! Y ahora me hace caminar los tres pisos de Plaza Las Américas en busca del ajuar perfecto para una fiesta. Había olvidado cuan difícil puede ser la vida con un adolescente en casa!!!!

Pero retomando el traje de baño…exhausta luego de un día de trabajo drenante y en tacas me tuve que ir a buscar un traje de baño no similar..IDENTICO al manchado. Ese día desperté a la realidad moderna de los trajes de baño: no se usan combinadas la parte de arriba y la de abajo. Eso está passé. Lo in es usar dos tonos diametralmente opuestos. Para colmo, no quiso ninguno y terminé en los outlets de Barceloneta al día siguiente y luego de salir de un caluroso día haciendo trabajo de campo. Cuando por fin divisé el traje baño idéntico le di gracias a todos los espíritus que me guiaron hasta allí. Estaba cansada de los mensajitos de texto recibidos a partir de las 2pm que leían “¿Conseguiste mi traje baño?”. Y justo cuando pensé que la vida era perfecta y un coro de ángeles me llevarían a la caja registradora…el traje de baño no aparecía en su tamaño. Pensé que iba morir en ese momento, pero mujer resuelta al fin, me trepé como pude (gracias a Dios que llevaba pantalón) con todo y tacas por el “display” de la tienda. Parecía gata encaramada cuando al fin!!!! En lo último del “rack” estaba el size 14 de mi hija.

Pensé que el cuento terminaría ahí…pero no…las actividades del fin de semana comenzaban jueves y con cada hora iba desapareciendo la felicidad de llegar al fin de la jornada laboral el jueves. Me tocaba ir al pasadía de su clase bajo un sol infernal. Se fue con una amiga y cuando llegué aquello era un mar de pre adolescentes en bikini. Lo típico de la edad. Niñas con unos cuerpazos dignos de revista, chicos que se ven menores que ella y un revoloteo hormonal que amenaza la paz de cualquier padre.
“Nos esperan años duros” le dije a ML y a J, amigas queridas desde que nuestros peques iban al pre kínder. ML, J y yo procedimos a intercambiar cuentos y anécdotas y a comparar “notas” sobre el comportamiento cada vez más indescifrable de nuestros hijos mientras compartíamos un almuerzo. Estamos out…en el asunto de los trajes de baño…concluímos

El fin de semana siguió con más “shopping”, miles de consultas telefónicas y mensajes de texto con los “outfits” de la noche, dos fiestas de cumpleaños “drop off” (dejas a tus hijos y te vas…nada de papás) y un “sleepover”. Entre amanecidas (nuevamente…), cocinar desayuno para niñas enqulencas que comen tres veces más que yo y risas de adolescente por la casa tuve que aceptarlo…era el fin…de la niñez de mi princesa…y de mi paz!

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Excelente relato que puedes titular “Epopeya Materna a la Saga de un Bikini”.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: