Blanco

picnic basket
El chasquido rítmico del metal advirtió que el jardinero había comenzado su faena podando los arbustos en la casa de al lado. Jardines Gardens es un lugar muy apacible por lo que cualquier ruido antes de las 7:00 a.m. se escucha tan fuerte como si fuese un petardo . Los niños dormían apaciblemente encerrados en sus cuartos por lo que el silencio en la casa era el de un cementerio y el ruido de las tijeras de metal se sentía como si fuese dentro de mi casa. Este año ha llovido mas que de costumbre por lo que las visitas de los jardineros comienzan antes que salga el sol para que aprovechen la mañana antes que caiga el aguacero. Dicen que es el fenómeno llamado La Niña y que este traerá tormentas en agosto y septiembre. Yo anticipo un verano lluvioso que impedirá salir mucho con mis pollos. Eso de por si me tiene los nervios de punta. Tan pronto comienza el verano hacemos una lista de actividades para hacer fuera de la casa y lugares para visitar. Este año la lista incluye el nuevo centro de visitantes del RadioTelescopio de Arecibo, la finca de girasoles de Guánica, el Museo de Arte de Ponce y como es usual para todo buen puertorriqueño: la playa.

Lejos de preocuparme por el éxodo masivo que sufre la isla, anticipo que los lugares no se encuentrará tan abarrotados y tal vez pueda disfrutarlos. Por eso, esa mañana y mientras el chasquido de las tijeras del jardinero competía con el ruido de mi cafetera espresso, me senté frente al mostrador de la cocina a hacer en mi computadora la lista de lugares a visitar con los niños este próximo verano. Mientras “typeaba” apareció el ícono de nueva correspondencia y en esta un emilio en particular capturó mi atención. Diner en Blanc: Registration LAST CALL. Había olvidado el asunto. Resulta que había solicitado dos espacios para el evento chic del año. La epítome de la enajenación ante la crisis. Pero bueno…hay que seguir viviendo. Todos de blanco con vajilla blanca, mantel blanco, mesa y sillas blancas. En idea aquel evento del que había leído me parecía un agradable picnic. Hasta que cuando separé mi espacio me di cuenta que había que cargar con mesa, sillas, canasta de picnic abarrotada de picadera, vinos y todos los motetes no sin antes montarme en una guagua, ya que el lugar es sorpresa. Pa’ cargar motetes otro. Que eso no tiene nada de chic y linda me vería yo toda de blanco, sudando la gota gorda y en tacas llena de paquetes. Suficiente tuve muchos años cargando bulto de pañales y biberones, coche y muchachitos. En el interim habían llegado otros compromisos, así que cortésmente cedí mis dos espacios.
El día del evento me divertí muchísimo viendo las fotos de las personas en mi newsfeed de Facebook. Una colega comentaba sobre el odio de los que no fueron agraciados en ir al evento, otras amistades felices y sonrientes posaban en sus selfies todos vestidos de blanco. El evento es muy elegante y bonito de por si….pero dada la realidad fiscal y social por la que atraviesa nuestro país me pareció más un fenómeno para enajenarse y seguir dentro de una burbuja a la que no queremos que lleguen las malas noticias. Es como taparse las orejas y gritar la la la mientras disparan a nuestro lado. Justamente lo que hacen algunos de los que se van de la isla. Irse no implica traición o mérito, como mencionara recientemente el escritor Eduardo Lalo. Se trata de desplazarse y la asistencia tecnológica lo hace menos difícil. Pero no puedo dejar de comparar esa pseudo enajenación del que se va con el que se queda y se concentra en no salir de su burbuja. Se van a la ligera y dejan atrás casa, carro, mascotas, familia y/o todo aquello que le impidió obtener una mejor economía en sus bolsillos. La realidad es que todos quieren/queremos vivir una vida privilegiada. Desgraciadamiente no nos toca a todos. El que se queda y se queda en su privilegio se enajena igual que el que se fue. Es hacer el mismo la la la.

Pero como hay quien le saca punta a todo y le busca el lado jocoso me topé en las redes sociales con un joven comediante de nombre Josué Rafael, quien se vaciló la enajenación del evento Le Diner en Blanc a más no poder. Por que al final del día, vestidos de blanco en un picnic en Condado o comiendo hot dogs en el Balneario de Toa Baja; de Miramar o de Torrimar; de Levittown o Adjuntas, todos somos puertorriqueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: