Mía

gata y gatito

“Me encanta cuando estamos tu y yo solas. Sin L (niño menor) y sin P (hija mayor…la adulta de la casa). La pasé super.”

Las palabras de mi hija del medio- con 13 años y entrando en la adolescencia-salieron de su boca mientras guiaba de Ponce a Guaynabo luego de un día de trabajo atendiendo público en un centro comercial. El verano siempre me proporciona la oportunidad que me acompañen a algún evento para que puedan comprender un poco mejor ciertos aspectos de mi trabajo.

“Ayyy que felicidad y que paz sin L y sin PC (Hija del Medio) en esta casa”
Con estas palabras la adulta de la casa-y de visita veraniega-describe los momentos que disfruta de mi compañía exclusiva. Ella, la que ya no vive en casa y pronto comenzará el último tramo de la carrera universitaria, reclama a mami como si fuera una chiquita de vez en cuando.

“Qué bueno que PC NO está.”
El único hombre de la casa me dice esto con frecuencia cuando durante el semestre la mayor está en la universidad y PC desaparece con alguna amiga y nos regala un rato juntos.

Cada uno de mis tres hijos me deja saber con frecuencia cuanto atesora tenerme en carácter exclusivo. Siempre he tratado de compartir con cada uno de ellos sus pasiones e intereses. Así sea quedándonos en casa y viendo tele.

“See you never…” le dice PC a su hermana mayor mientras esta se apresta a irse de fin de semana de playa con sus amigas. La risita sarcástica y el tono de sus palabras al despedirla en la puerta de la casa me dejan saber que agradece que su hermana desaparezca así sea por dos días del panorama hogareño para tener mi atención completa. Aunque ellos piensen que me halagan con sus reclamos, la realidad del caso es que me la ponen difícil.

Everybody wants a piece of me… Mami es mía…Ser mamá de tres es fuerte. Dedicarle tiempo a cada uno es complicado. Peor cuando crias sola. Aún así saco fuerzas, energías, hago malabares circenses y cavo boquetes en mi cargada agenda para que tengamos esos espacios que nos permiten dialogar, reírnos y crear momentos compartidos.

Solo espero que cuando yo envejezca quieran seguir pasando tiempo conmigo. Justo cuando estoy cansada recuerdo las palabras de una persona muy mayor y sabia que una vez me dio el siguiente consejo:

“Dedícales tiempo. Así estés cansada, así tengas ojeras. Recuerda que ellos escogerán el home al que irás o te llevarán a vivir con ellos.”

Se que hoy estoy sentando las bases de mi vejez. Ciertamente no pretendo ser una carga para ellos y he planificado mi retiro para no serlo. Amo y atesoro la soledad. Pero secretamente deseo escuchar estas mismas frases durante mi vejez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: